Alergia al latex

El látex también se llama caucho o goma y es un producto que se obtiene de la savia del árbol Hevea brasiliensis. Se extrae la savia del árbol o látex natural y ese líquido se somete a diversos procesos industriales y se obtiene el látex, con distintas características de grosor, color, elasticidad, resistencia, etcétera. No se debe confundir el látex con el
plástico, pues este último se obtiene del petróleo y no tiene relación ninguna con el primero. La alergia al látex es una reacción de sensibilidad elevada (hipersensibilidad). La exposición al alérgeno, sea por contacto cutáneo, inhalación,
ingestión o cualquier otra vía provoca una reacción alérgica que puede afectar a ojos (conjuntivitis con lagrimeo y comezón), nariz (rinitis), piel (enrojecimiento, urticaria, comezón, edema), boca (inflamación), bronquios (tos, sibilancias, asma), aparato digestivo (diarrea, vómito) o a todo el organismo (anafilaxia o shock anafiláctico con riesgo de muerte).
La alergia clásica o típica suele aparecer después del contacto con el látex, generalmente antes de 30-60 minutos, a veces de modo inmediato. La reacción de dermatitis suele tardar más de dos horas o en ocasiones hasta 48-72 horas después del contacto.
La aparición de alergia al látex depende de la predisposición del individuo a desarrollar alergias y por otra parte depende de la frecuencia, duración e intensidad del contacto con este material. Por contacto directo entendemos que esa persona toca objetos o respira partículas en un lugar en el que hay flotando partículas con látex. Por ejemplo, si una persona infla globos, es explorada por un médico que lleva guantes de látex o es atendida en una consulta en la que se han estado poniendo y quitando guantes de látex. Por contacto indirecto entendemos que esa persona toca objetos que previamente han estado en contacto con látex o toca o es tocada por personas que han tenido contacto con éste. Por ejemplo, si come un alimento que ha sido manipulado por un trabajador con guantes de látex o si es besada por una persona que ha estado inflando globos.

Se calcula que hay más de 40 000 diferentes objetos que contienen látex, los más conocidos y que causan más problemas son los guantes (médicos o para lavar trastes) y los globos. El látex se encuentra también
en juguetes, pelotas, chupones, en algunos tapones de botellas y frascos; en gomas para el pelo o gomas de borrar, en elásticos de pañales, ropa interior, cinturones, tirantes, calcetines, cinturas, mangas, etcétera. Asimismo, se halla en suelas de zapatos, ruedas de toda clase de vehículos, sillas de ruedas, carritos de bebé y carritos de compra (manubrios); en adhesivos y pegamentos; en alfombrillas, ratones y teclados de ordenador; en material deportivo como mangos de raquetas, manillares de bicicletas, gafas de nadar, gorros de baño, aletas, gafas y tubos de buceo; además de en alfombras de baño, alfombras amortiguadoras que se usan en parques, en mangueras, en colchones y almohadas; en tiritas, esparadrapos y vendas elásticas, así como en aparatos de dentista.

La inmensa mayoría de los preservativos o condones y de los diafragmas son de látex. Asimismo, son muy numerosos los objetos con látex en los consultorios y hospitales; además que algunos de estos objetos se ponen en contacto con el interior del cuerpo, con lo cual tienen un riesgo añadido. Los más típicos son los guantes médicos. También hay látex en sondas digestivas, urinarias, catéteres venosos, jeringuillas, llaves de gotero, tubos traqueales, tubos de drenaje, mascarillas, vendas, tapones de frascos de medicación inyectable, ambús, aparatos para la presión, gomas para apretar el brazo en las extracciones de sangre y enemas.
Algunos alimentos tienen componentes parecidos a los del látex y se pueden tener reacciones cruzadas, por ejemplo el plátano, la castaña, el kiwi y el aguacate. Menos frecuentes son el albaricoque, la fruta de la pasión, el mango, el melocotón, el melón, la papaya, la papa, la piña, el tomate, el cacahuate y los higos. No todos los pacientes tienen reactividad cruzada, así que muchos pueden comer todo tipo de alimentos. Esa reactividad es más frecuente en adultos que en niños. Por ello, se debe consultar con el especialista cada caso concreto. No es un alimento, pero conviene saber que también se puede tener reactividad cruzada con la savia de los ficus, usados como plantas de
interior y de exterior. Como en otras alergias, se deben considerar tres tipos de tratamiento: el tratamiento de rescate de los síntomas agudos, el tratamiento preventivo (evitar contacto) y el tratamiento etiológico o de la causa (que
consiste en el uso de vacunas antialérgicas). Cabe destacar que existen vacunas para la alergia a látex, además que el alergólogo está capacitado para el diagnóstico y tratamiento de este tipo de alergia.