Alergia a los alimentos

Cualquier alimento puede provocar una alergia en un individuo susceptible, pero unos pocos alimentos son los responsables de la gran mayoría de estas reacciones. De acuerdo a la edad, la leche, el huevo y el trigo son más frecuentes en lactantes. En pre-escolares lo son el pescado, el huevo y las semillas comestibles o frutos secos. En los escolares son frecuentes las leguminosas, los cereales y las frutas, y en adultos los mariscos, el pescado, frutos secos y hortalizas. Además, puede haber reacción cruzada en alimentos de la misma familia, como son frutos secos y mariscos, así como algunos frutos con algunas plantas.

Ciertos alérgenos (por lo general, las frutas y verduras) provocan reacciones alérgicas en personas que tienen alergia al polen, pero solamente si se comen crudos. Los síntomas en estos casos suelen limitarse a la boca y a la garganta. Los alérgenos más importantes están en la clara del huevo y menos en la yema. Por su parte, en la leche son la beta-lactoglobulina, la alfa-lactoalbúmina y la seroalbúmina, contenidas en el suero de la leche y las
caseínas de la fase sólida. Asimismo, se puede ser alérgico a una o varias familias de pescados, aunque el más frecuente es el atún. También son alérgenos los cosméticos y el alimento para aves. De los mariscos, la alergia más frecuente es a los crustáceos (camarón, jaiba, cangrejo, langosta), aunque es mucho más frecuente en adultos que en niños, y al igual que el pescado suele ser permanente y presentarse reacción cruzada entre todos ellos, incluso se ha demostrado en algunos casos también reacción con ácaros y cucarachas.

En cuanto a las leguminosas el cacahuate es, con mucho, la alergia más frecuente. Éste, aunque se le considera un fruto seco, es en realidad una legumbre. La alergia a cacahuate suele también ser permanente y puede ser grave o mortal. Es por ello que en todo el mundo siguen muriendo personas por anafilaxia producida por consumo accidental de cacahuate. Otras leguminosas que también producen alergia son la soya, el chícharo, los ejotes, las lentejas, el frijol y el garbanzo. Aunque no es tan común puede haber reacción cruzada entre ellas.

De los cereales la alergia al trigo es por mucho la más común, más en niños que en adultos; le siguen el maíz, el arroz y la avena. Cuando sucede en la infancia tiende a superarse con el tiempo. Hay que saber distinguir entre la alergia al trigo y la intolerancia al gluten que produce enfermedad celíaca.

Las frutas que más alergia producen son el durazno y la manzana y otros integrantes de su familia (rosáceas). Las fresas, la piña y el plátano también pueden producir alergia, pero también síntomas por intolerancia por el tipo de sustancias que contienen, parecidas a la histamina. Una situación relativamente común es que las personas alérgicas al látex tengan comezón o inflamación de labios, lengua o garganta al comer kiwi, plátano, piña o aguacate, pues tienen alérgenos parecidos al del látex (reactividad cruzada). La mayoría de los alérgenos de frutas y verduras se modifican o destruyen con la cocción y quienes son alérgicos a ellas quizás puedan tolerarlos de esa manera.